Si tienes un perro es probable que hayas oído hablar del síndrome de ansiedad por separación en perros. Incluso puede que en algún momento te hayas preguntado si tu perro lo padece o si es posible evitarlo. Iremos poco a poco…

Qué es la ansiedad por separación en perros

Se considera que un perro padece ansiedad o estrés por separación cuando al quedarse solo en casa muestra una serie de comportamientos ansiosos que por el contrario desaparecen cuando está con nosotros.

El perro que padece ansiedad por separación tiene tal hiper apego al dueño que el hecho de quedarse solo le desencadena una serie de trastornos físicos y psíquicos: llorar, orinarse y defecar por toda la casa, ladrar desconsoladamente, romper de forma compulsiva todo lo que tenga a su alrededor, etc.

Esos comportamientos producen situaciones muy desagradables y estresantes porque generan ruidos y quejas de los vecinos, destrozo del mobiliario de la vivienda, etc.

Cómo saber si mi perro tiene ansiedad por separación

Cualquier perro en la fase de adaptación a su nuevo hogar puede romper alguna cosa o lloriquear hasta acostumbrarse a estar solo, pero si pasadas 3 o 4 semanas la situación no mejora es porque tu mascota padece un cuadro de ansiedad canina por separación.

Cómo tratar la ansiedad por separación en perros

Lo primero que hay que tener presente es que el perro no lleva a cabo toda esa manifestación de emociones de forma voluntaria, sino que lo hace porque el estrés se ha apoderado de él y es su forma de expresarlo.

Hay una serie de pautas básicas que debemos poner en práctica para ver si remite la situación y en caso de no conseguirlo deberás contactar con un etólogo canino que estudiará el tipo de relación que tenéis perro/familia para darte pautas concretas para solucionarlo. Esas pautas son:

  • Desde el primer momento en que el perro entre en el nuevo hogar deberá pasar tiempo solo en casa. Aunque no tengas que salir planifica muchas salidas de poca duración para que el perro asocie que siempre vuelves y coja confianza para quedarse solo. Es mala idea cogerse vacaciones en los primeros días para estar con él durante 24 h al día, porque con eso fomentamos su dependencia hacia nosotros.
  • Cuando salgas de casa no te despidas del perro.
  • Cuando vuelvas no le digas nada hasta que no esté tranquilo, momento en que jugarás con él.
  • Antes de irte, sobre todo si estará bastante rato sólo asegúrate de que haya comido y salido a la calle para hacer sus necesidades y ejercitarse.
  • Déjale juguetes para que muerda y se entretenga, incluso puedes dejarle alguno con algún premio de comida dentro (juguetes tipo Kong).
  • Déjale en una zona controlada, no le dejes toda la casa a su disposición.

No hace falta esperar a que el perro presente ansiedad por separación para tratarla. Es posible evitarla si sigues las pautas básicas que te hemos recomendado como base de la educación de tu cachorro cuando lo adoptes.

Si además tienes en cuenta que lo más saludable para la salud psicológica de tu perro es ayudarle a crear seguridad en si mismo y no fomentar el apego patológico hacia ti, estarás evitando que tu perro lo desarrolle en un futuro.

Muchas gracias por leer este post hasta el final. Si te vas de vacaciones y quieres que tu mascota lo pase lo mejor posible en tu ausencia déjalo en nuestra residencia canina: atención 24 h. y entretenimiento garantizado.

¡Te esperamos!